sábado, 8 de enero de 2011

Día 26 (o el día de las reflexiones)

Estos días han tenido de todo, momentos buenos y otros menos memorables.

El día de Reyes tuvo bastante momentos buenos, pero un solo error lo hundió todo (y a mi misma) en la miseria. Mis regalos estuvieron bien, a pesar de que no había pedido nada, pero estoy contenta. Me regalaron sobre todo cosas funcionales y que me hacían falta. Lo típico: un pijama, mucha ropa interior, una cartera nueva (preciosa, con un estampado vintage monísimo), colonia, una rebeca (tengo una obsesión por las rebecas), pintauñas (otra de mis obsesiones), una bola de estas de las que caen copos de nieve (tengo una colección enorme), un póster enorme de The Nightmare before Christmas y el libro The lost symbol (el símbolo perdido) de Dan Brown (en inglés). Estos dos últimos me hicieron muy feliz porque eran totalmente inesperados.

Hasta ahí mi día de reyes iba perfecto. Después de abrir los regalos en mi casa (que mis padres me levantaron a las 8 de la mañana los muy hijos de p-), nos fuimos a la casa de campo de mis tíos, donde nos juntamos toda la familia para comer. Me lo pasé en grande viendo a los pequeños monstruos de mis primos abriendo sus regalos. Creo que es lo que más disfruto del día de Reyes, ver la ilusión en sus caras; aunque me entristece reflexionar sobre lo fácil que les será perderla de aquí a un tiempo... En fin, que sí, todo genial. Hasta que llegó la hora de comer. Íbamos a ponernos a comer y yo estaba ya celebrando que entre tanto follón de gente no iban a poder controlar si comía o no cuando mi madre aparece con un plato de lleno de comida y me lo da. Delante de todo el mundo. O sea, que todos estaban comiendo de aquí y de allí y a mi, con 18 años, tenía que controlarme mi mami la comida. Me entró una impotencia por dentro, una vergüenza, mezclado con rebeldía y argh, no sé. Era una sensación desesperante. Comí bajo los comentarios y burlas de mis queridos familiares, y cada bocado era un infierno. No podía soportarlo. Con el último bocado me levanté de la mesa corriendo, y aprovechando que todos estaban fuera, comiendo, entré a la casa y fui corriendo al baño. No pude remediarlo, no pude. Me juré a mi misma que no volvería a hacerlo. Llevaba meses sin hacerlo pero la ira, la impotencia y unas ganas horribles de llorar y de mandarlo todo a la mierda me hicieron vomitar. Lo vomité todo, absolutamente todo, hasta que llegué a vomitar sangre.

Después de eso estuve ausente todo el día y eso solo hizo que los comentarios de mis tíos y mis padres no iban más que en aumento. Pero me obligué a mi misma a ponerme en modo off y pasar de todo. Me concentré exclusivamente en mi horrible dolor de garganta y en lo mucho que en aquellos momentos odiaba a aquella gente. Por la noche por fin llegué a casa, me duché y me metí en la cama. Y lloré. Mucho. Durante toda la noche.

La mañana siguiente la pasé entera en la cama, hasta las 2, cuando vi que era hora de que mis padres llegaran  de trabajar. Me levanté corriendo me aseé un poco y me fui al salón con el libro que me había regalado para aparentar normalidad. Me hice una ensalada para comer y por la tarde hice un gran descubrimiento gracias a mi hermana. Salí a la calle a comprar unas cosas en el supermercado y cuando volví descubrí que mi hermana estaba jugando con la play station. Pero no a un juego cualquiera. Ya no me acordaba que hace ya unos 3 ó 4 años mi prima me regaló un tapiz de baile para la play. Tiene un modo fitness en el que cuenta las calorías que quemas. Fue genial, estuve 30 minutos bailando con un cd de mi música y quemé algo más de 200 kcal. Me divertí y además me hizo sentirme muchísimo mejor después de lo del día de Reyes. Después de eso me duché, me tomé un caldo para cenar y me metí en la cama con el libro.

Esta mañana me he levantado de bastante mejor humor. Me puse a estudiar y estuve recogiendo un poco mi cuarto. Estaba animada. Mi madre a hecho hamburguesas para comer, pero yo la he convencido de que prefería algo más light después de todas las comidas de navidad, así que me he hecho un sandwich vegetal con una sola rebanada de pan de molde. La tarde la he pasado charlando con mis amigos, que desde el día de Reyes había estado un poco hermitaña y sin ganas de hablar o relacionarme con nadie. Antes de cenar me he puesto otra vez el tapiz ese de baile y he quedamo 253 kcal. Y nada, ahora aquí estoy, escribiendo por fin. Me da mucho coraje no hacerlo más regularmente, pero es que simplemente hay días en los que una no querría ni siquiera respirar.

Ah, se me olvidaba, hoy me he pesado después de varios días sin hacerlos y estoy contenta ya que estoy en mi peso más bajo: 60,5 kg. Por fin me he recuperado después de las fiestas. Ahora toca volver a coger la marcha de nuevo, la rutina (bendita rutina). La garganta me sigue doliendo, y más aún cuando abro la boca para comer algo. Eso es bueno, supongo, el dolor me enseñará a no volver a repetirlo. No quiero volver a caer en lo mismo, no otra vez. No quiero volver a aquello, a aquellos días en los que vomitaba cada cosa que comía para después comer más y más de nuevo. Ya pasé aquellas crisis de ansiedad y no quiero que vuelvan a repetirse. Creía que ya tenía control sobre mi misma pero ya veo que me aún me queda esforzarme para evitar caer en momentos esporádicos como el del jueves.

En fin chicas, hay días mejores y otros peores. Esperemos al menos seguir como hasta ahora ¿no? No ir a peor.

Intake de hoy:
-Desayuno: nada.
-Comida: sandwich vegetal; una rebanada de pan de molde integral (55 kcal) + 40g de lechuga (12 kcal) + 20g de maíz (9 kcal) + 25g de zanahoria (7 kcal) + 50g de pechuga de pavo (41 kcal) = 124 kcal.
-Cena: caldo (50 kcal)
-Total: 174 kcal.

Calorías quemadas: 253 kcal.
Agua: 3'5 litros.

Chicas espero que vaya todo bien.
Un beso,
 Johanne.

15 comentarios:

Mademoiselle Nina dijo...

Johanne ♥ Increible lo que comiste, lo quemaste bailando siiii (:
Que inspirador, retomar de esa manera con esa actitud me encanta!
Besito ♥

Mute Heroine♥ dijo...

Si ya no puede ir peor haz un último esfuerzo y espera a que sople el viento a favor(:
Ánimo y un abrazo grande grande(:

Dany Point dijo...

Los familiares por lo regular la cagan, en fin te has recuperado y por si fuera poco quemaste más calorías de las que ingeriste sigue así!
Por cierto te sigo, muy lindo tu blog!

Ylenia dijo...

Oye, me has dejado boquiabierta, de verdad.. me has puesto los pelos de punta hija mía.

La verdad que te doy mucho ánimo, no dejes que la comida sea tu terrible enemigo, yo me sentía así y mucho peor quizás... créeme no merece la pena dejar de comer ni tampoco comer como una ballena, pero deberías comer normal!
Espero que no te lo tomes a mal, solo es que no quiero que lo pases como yo.

Unbeso!

Emme dijo...

que bueno ese juego sin duda es mejor que pasar el timepo en el gimnacioo.
un beso grande y es verdad hay que intentar mejroar y no ir peor.
besitos .

R. dijo...

ooh yo tambien quiero es juegooo :( ..
Que bueno que ya te sientas mejor despues de todo, y espero que no vuelvas a vomitar, ok? :D para que no llegues a lo mismo de antes.. y bueno, cuidate si?
un abrazo..

Lala dijo...

Esos putos momentos suceden...
suceden y son lo peor...

Y que pues que envidia (de la buena) que poseas esa alfombra de baile son lo máximo...

pues que sigas, que sigas...

y ya verás que pronto llegarás a tu meta

Besos

G A B Y dijo...

Hola quqrida!
sineto mucho que te obligaran a comer y que como consecuencia tubieras que bomita pero me alegra leer que no es algo que quieras hacer abitualmente no se a mi me parece que asi no se hacen las cosas
en fin un besito cari y ya beras como la rutina nos asienta bien

♥ Prinz AzulPink ♥ dijo...

Me encanta lo de quemar calorias bailando :D
Es lo mas divertido que hay !
Lo de la cena ya paso, fue un mal momento.. lo importante es que estas en un mejor peso ahora..
Solo no vomites de nuevo.. aunque con el dolor de garganta que debes tener no creo que lo hagas.. Eso es lo bueno de las cosas malas, que aprendes de ellas para mejorar de apoco..

Animo!! cuidate!! :)

Anónimo dijo...

quien te entiende loca de mierda!!??
no que odias el consumismo
sorpresa! día de reyes es lo mismo
imbecil!

Noiccefrep dijo...

Animos linda, algunos dias pueden cagarte pero debes reponerte para seguir hacia tu meta. Excelente lo del juego ese eh. Un beso, cuidate.

Dread. dijo...

jo, vas genial.. con alguna caida pero bueno es normal.. nos pasa a todas... lo importante es que sigues bajando.. :)
que mal lo de la comida de reyes.. el que volvieras a vomitar (yo ultimamente ando super vomitona.. miedo me doi... )pero bueno.. es lo que hay
fallo dia tras dia.. y ahora sin embargo estoy bajando.. en fin..

jooo yo tenia un juego de esoss... pero me cargue las alfombrillas esas.. torpe de mi ¬¬

bueno guapisimaa.. un besazo

*Helen Vet* dijo...

que mal que te hayan hecho pasar por ese fuckin infierno en la comida, es super detestable y desesperante esa impotencia de no poder mandarlos a todos al c***
al menos con la PS quemaste kals animatee!
saludosss

Deirdre dijo...

Felicidades por el peso :) No sé cómo os lo hacéis todas que subís tan poco (o incluso perdéis como en tu caso) tras los días de comer normal... A mí antes me pasaba, pero ahora a la que un día como un poco más, pam, 1 kilo más, y luego me paso igual 2 o 3 días comiendo poquísimo y no lo pierdo del todo hasta que no hago semiayunos :( Desventajas de estar en los 40 y pico, supongo... Vaya asco. A ver si la semana que viene todo vuelve ya a la normalidad.

Eso que te hizo tu madre me parece muy feo, ¿pero ella ya sabe los problemas que tienes y te controla? La mía tb está insoportable con ese tema. Está mal que vomitaras, no deberías haberlo hecho, pero eso ya lo sabes :(

Mucho ánimo preciosa, a ver si hablamos un día que se te echa de menos :) Y a ver si nos cuentas algo sobre aquella chica!

Un besito ^^

Ojos. dijo...

Si, eso seres llamados ''familia'' tienen ese maldito poder de mermar en nuestro estado de ánimo, pero no cedas ante la presión y hagas cosas de las cuales luego acabes arrepintiéndote.